sábado, 19 de junio de 2010

Solitarios

Todos albergamos infinidad de "yos" dentro de nosotros. En función de nuestra actividad, nuestra localización o de nuestro estado de ánimo nos mostramos o nos sentimos de una manera o de otra. Y eso que seguimos siendo la misma persona. Es más, todo ese cúmulo de versiones es lo que nos construye día a día, lo que hace que seamos como somos.
Una de mis versiones es la "vouyeur". Cuando llevo la cámara colgada al cuello me llama la atención todo lo que acontece a mi alrededor. Y reconozco que prefiero fotografiar personas que paisajes. Uno de mis objetivos preferidos son las personas solitarias que se sientan en cualquier banco para leer.
Quizás porque me complace que sean capaces de abstraerse de cuanto les rodea para imbuirse en historias ajenas, historias que otros han escrito con la esperanza de que sean leídas por lectores solitarios.

7 comentarios:

francisco dijo...

Es una fotografía romántica, como esos cuadros de Fiedrich, en que el caminante aparece de espaldas al borde de un acantilado o frente a la montaña. El romanticismo nos hace identificarnos con él y su gesto de aventurars en la inmensidad de la naturaleza. El paseante solitario. La soledad: anhelo y pesadilla. Un abrazo.

Félix G. Modroño dijo...

Contemplar a una persona de espaldas nos permite verla a ella y también lo que ella ve. No hace falta verle el rostro para adivinar sus sensaciones.
Un abrazo.

Lola Montalvo dijo...

Magnífica fotografía. Atrapa un instante que no es consciente de ser atrapado. Miles de preguntas surgen y la imaginación las responde todas.
A mí también me recuerda el famoso cuadro romántico de Fiedrich, "Caminante sobre el mar de nubes", pero en este caso en un puente.
Besos miles

Anónimo dijo...

No conocía el cuadro del que habéis hablado, así que la curiosidad me ha llevado a buscarlo. Al verlo, no he podido evitar pensar en Heathcliff esperando ver aparecer a Catherine entre la niebla de los páramos. Otra obra romántica donde las haya.

¿Nunca habéis jugado a contemplar a una persona e intentar averiguar cómo es su vida? ¿Por qué el hombre de la foto está ahí sentado, sólo, en ese preciso lugar y en ese preciso instante? A veces surgen historias rocambolescas y divertidas pero en otras ocasiones, comienza a hilvanarse una historia que puede dar pie a las primeras páginas de un libro.

Un saludo,

:-]

MADOLOK dijo...

Tiene razón anónimo,yo por imaginar...hasta me imagino quien puedes ser, despues la realidad se impone y no siempre es tan real.
Saludos.

Sergio Pampliega Campo dijo...

Hola
Muy buena fotografia la verdad.
Además qué cosas, casualidad estos días andaba pensando lo "interesante" que sería, y sobre todo "entretenido" para mí, poder sacar fotografias de la gente que lee en la calle, en el tren, en un banco... como hacen los cazatendencias y que luego publican en sus blogs... :-)
No sé, yo acabo de empezar a escribir el mío propio, es muy modesto la verdad, y pensaba que me gustaría publicar ese tipo de fotos, porque no sé, para mí tiene su algo... Y casualidad veo esta fotografía.
Y casualidad he leido la entrevista que te han hecho en REVISTA DE LETRAS (http://www.revistadeletras.net/autores-de-novela-negra-ii-felix-g-modrono/) la cual me ha parecido muy muy buena, tanto por el entrevistador como por el entrevistado, tal y como comento ahí... :-)
Y casualidad también hablabas en la entrevista que a veces uno recibe como "señales" del tipo y transcribo lo que decías en la entrevista: "¡Precisamente estaba ideando una historia sobre el mus y me encuentro con ese libro que ha venido a buscarme! Yo creo en este tipo de cosas".
Pues la verdad es que yo siempre he tenido el mismo tipo de creencia. Y si pensaba en fotografiar personas que leen... y resulta que leo tu entrevista, y ahora veo lo que escribes en este post... ¡decidido está!
Ah, perdón por este post tan largo... y por el "tuteo"...
saludos

Félix G. Modroño dijo...

Lola y anónima: pues sí que se ha puesto el personal romántico, en el sentido más decimonónico de la palabra.
Está claro que una imagen imprecisa sirve para despertar la imaginación.
Saludos.

Madolok, puedes estar segura de que la realidad suele superar la ficción.
Saludos.

Bienvenido, Sergio: coincidimos en lo de las señales, así que adelante con tus proyectos de los que espero estar informado. Me he dado una vuelta por tu blog y me parece muy original tu idea de personajes vascos. Por cierto, una más: nací en Barakaldo.
Un abrazo.