viernes, 1 de julio de 2011

San Sebastián, capital cultural 2016

Esta semana me he alegrado muy sinceramente por la capitalidad cultural europea para 2016 para Donosti. Inevitablemente, mi mente se ha ido a los pasajes de mi última novela que se ambientan allí, en una época que mis lectores volverán a recordar.
Cuando María Guerrero declamaba en el Teatro Victoria Eugenia, la Argentinita actuaba en el Principal y Consuelo La Fornarina cantaba Clavelitos. Cuando Joselito, Machaquito y Bombita toreaban en la plaza de Atocha, en tanto que Rubinstein tocaba en el casino. Cuando los fotogramas de películas de tres rollos en el Gran Café del Rhin como la de Turi, el lapón hacían las delicias de sus parroquianos. Y cuando dos jóvenes ídolos locales, el tenor Jesús Aguirregaviría y el compositor José María de Usandizaga, llenaban los auditorios de una ciudad que rezumaba cultura y que comenzaba su eterno idilio con el cine para erigirse en el último bastión de una Belle Époque que ya se había esfumado al otro lado de los Pirineos.
Estoy seguro de que la Feria del Libro que hoy ha comenzado en San Sebastián se desarrollará con la mayor de las alegrías. Zorionak, Donosti!

3 comentarios:

Lola Montalvo dijo...

Yo voy a serte sincera: mi voto lo habría dado a Córdoba. Pero como soy buena perdedora, le doy mi más sincera enhorabuena a esta ciudad hermosa y de buenas gentes. Besos miles y feliz Feria del Libro.

Félix Modroño dijo...

Es lógico que cada uno barra para casa. Saludos.

Lola Montalvo dijo...

Por supuesto, Félix, pero yo soy de Madrid... Besos miles