miércoles, 18 de marzo de 2009

Muerte dulce

Pues sí, Muerte dulce. Este finalmente es el título de mi nueva novela. Después de meses de minuciosa preparación, seleccionando y mezclando ingredientes, ya está en el horno. Así que en unos días deberá estar lista para ser devorada. Al menos, eso espero.
Estoy deseando volver a sentirme como esa madre de las de antes que se pasaban la mañana cocinando para que llegara la familia y se lo zampara todo en un santiamén, la mayoría de las veces sin dar las gracias.
Esa también es la grandeza y la miseria de los escritores. Meses, si no años, de duro trabajo para crear una obra que podrá ser leída en unas horas.
Muerte dulce supone la segunda aventura (que no segunda parte) de mi querido Fernando de Zúñiga. Eso sí, he tratado de narrarla de tal manera que quien no haya leído previamente La sangre de los crucificados pueda disfrutar tranquilamente de Muerte dulce.
En Muerte dulce hay algunos de los ingredientes de la anterior novela: viajes, rigor histórico, intriga, asesinatos, emocionantes relaciones personales… pero además hay otros dos. Uno es el vino, como no podía ser de otro modo por ser el mejor compañero de cualquier suculenta comida. Para ser más precisos, diré que el vino de las tierras del Duero es una pieza importante de la trama. Y el otro lo componen los naipes, y en especial un juego que acaba de nacer en las tabernas vascas: el mus.
En absoluto es necesario saber jugar al mus para imbuirse en la historia. Aunque también es verdad que los muslaris sonreirán con algunos de los lances de la famosa partida que se celebró en la taberna bilbaína de El muslari tuerto durante la noche de San Fernando de 1683, y que supuso el desencadenante de una serie de misteriosas muertes que el doctor Zúñiga deberá investigar.
Mi editor me dijo que me resultaría más difícil escribir la segunda novela que la primera…. ¡y vive Dios que tenía razón! La más que maravillosa acogida de los lectores de La sangre de los crucificados me cargó de ilusión, aunque también de responsabilidad. Cada noche me enfrentaba a las teclas de mi ordenador con el único propósito de que Muerte dulce estuviese, por lo menos, a la misma altura que su predecesora.
Por el camino han quedado dudas, inseguridades, atascos… pero también satisfacciones y sonrisas, especialmente cuando intuía que la novela tomaba forma o cuando las musas se acordaban de mí para componer una bonita frase.
El trabajo está hecho. Ahora solo me queda esperar que Muerte dulce sea del agrado de todos sus lectores, para que la lista de comensales se vaya ampliando. Confieso que tengo fe en ella… y en ustedes. Buen provecho.

9 comentarios:

Pax dijo...

Hoy iré viejo amigo Félix a la Casa del Libro en Madrid a comprar la primera novela. Ayer consulté vía internet y parece que la tienen. ¡Enhorabuena!, se lo que es un parto así, se lo que se siente por ese hijo y la satisfacción que tendrás ahora. Merecida satisfacción
Aupa tú!

Varo dijo...

Hola Félix:
Aunque ya te di la enhorabuena personalmente, déjame hacerlo también aquí y ahora.
Espero terminarla esta semana.
Saludos.

Ese oscuro objeto de deseo . dijo...

Tiene buena pinta .
Ire a buscarla .... Si en Murcia ha llegado en Antaño estara o en Escarabajal.
Ir a perseguir una obra sumida en pequeños silencios televisivos siempre es un gran placer.

Enhorabuena y buena suerte .
Una ñ cotilla.

Félix G. Modroño dijo...

Gracias a los tres, el vizcaíno, el zamorano y la murciana. La novela estará en las librerías el día 3 abril (bonito regalo de cumpleaños, el mío, claro).

Miguel Sáenz de Santa María dijo...

Enhorabuena por el logro.

Y felicidades por tu cumpleaños, los del 65 estamos que nos salimos.

Espero tenerla para Semana Santa.

ASTURIANA dijo...

ERES TAN INTERESANTE ESCRIBIENDO...COMO EN PERSONA...
YO NO ME PIERDO ESTA NUEVA HISTORIA,EN LA LIBRERIA DE PATRICIA,(VILLALPANDO),YA LO TENEMOS.AL ATAQUEEEE!!!!UN SALUDO

CRIS

Félix G. Modroño dijo...

Gracias a Miguel, bloguero de pro con sus fotosycosasvarias.
Cristina, esa es una de las ventajas del mundo globalizado: la novela llega antes a Villalpando que a El Corte Inglés de Sevilla.
Nos vemos la semana que viene.
Saludos a los dos.

hilafesta dijo...

Me acaba de regalar mi esposa tu nuevo libro. La verdad sea dicha, nunca había oido hablar ni de tí, ni del libro, pero me ha hecho una tremenda ilusión. Los dos somos naturales de Balmaseda, aunque residimos en Sitges.
Estoy deseando comenzar a leerlo -en cuanto acabe el que tengo entre manos-.
Ojeando las primeras páginas se me han puesto los dientes largos con la ascensión al Kolitza, ¡ cuantos buenos recuerdos !.
Por cierto, ¿ que relación tienes con nuestro querido pueblo ?. En todos los datos que he encontrado en internet no aparece tu población de nacimiento.
Durante cuarenta años mis padres regentaron una cafetería muy conocida en Balmaseda llamada "KOLITZA".
Me parece increible que nuestro Ayuntamiento no haya realizado ninguna promoción del libro...
Yo me voy a dedicar hoy, día de Sant Jordi, a promocionarlo con entusiasmo.
Un saludo y felicidades por la novela.

Hilario Fernández Estalayo
hilafesta@yahoo.es

Fernando dijo...

Enhorabuena, Félix.
Mis mejores deseos para Muerte dulce en esta locura de la escritura y la publicación.
Un saludo.